Ingresar / Log in
Menú principal


LIBROS : DANIEL MORENO: Santayana, filósofo. La filosofía como forma de vida
Enviado por Dewey el 22/5/2007 14:19:54 (11969 Lecturas)

Santayana filósofo Editorial Trotta, Madrid. Lengua: castellano. Encuadernación: Rústica. ISBN: 8481648981. 232 pgs. 1ª edicion: 2007. Colección: Estructuras y procesos.




Para comprar este libro on-line pulse en este gráfico:

Iniciar compra



De Santayana se ha dicho que carece de sistema y que se contradice escandalosamente. Un análisis atento del conjunto de su obra filosófica arroja sin embargo otro resultado. Ciertamente, no es fácil de clasificar un pensador materialista platónico, nihilista irónico, ateo espiritual y conservador sin compromiso político, pero, si se respeta su lenguaje —algo imprescindible para interpretar desde dentro cualquier pensamiento—, el paisaje se aclara y deja ver un Santayana sorprendente y poco frecuentado.

Santayana filósofo Siempre atento a las modas filosóficas y científicas de finales del siglo xix y primera mitad del siglo xx, Santayana, ante los excesos del tardorromanticismo y la barbarie que veía avecinarse, buscó en los griegos la cordura suficiente para afrontar con coraje la desintegración de la Modernidad. Su voz sonó con fuerza en el Harvard de sus años de poeta y profesor, y alcanzó renombre internacional en los difíciles años de la segunda guerra mundial. Su mensaje, con todo, no fue bien recibido entonces. Quizá ahora sea mejor momento para un filósofo que consideraba que lo abierto es también una forma de arquitectura o que el puritanismo no tiene nada que ver con la pureza. A modo de testamento espiritual, dejó escrito: «Cuanto más me limpio a mí mismo de mí mismo, mejor ilumino ese algo en mí que es más mí mismo de lo que soy yo: el espíritu».


Jacobo Muñoz (extracto de su reseña en El Cultural, 10-5-2007)

Daniel Moreno ofrece una reconstrucción sagaz y completa de las líneas centrales de fuerza del pensamiento de Santayana sumamente útil, también, de cara a la comprensión de algunas de las claves menos obvias de su “enigmática” figura. De sus aparentes contradicciones, por ejemplo, regidas por una lógica que se resiste a entregarse al primer postor: las de un escéptico consciente de que toda certeza muta fácilmente en violencia que nunca quiso situarse fuera de la cultura católica en el orden de los sentimientos; las de un materialista que dedicó lo mejor de su ser a la causa del espíritu y al culto a los ideales del humanismo grecolatino; las del hombre cauto y moderado que en su reserva supo llegar a ese límite en el que la condición terrible de todo ángel, celeste o terreno, se ofrece, abrazando cuanto toca, sin celajes ni trampantojos. Y, en fin, las de un ser capaz de cultivar a un tiempo el más ascético de los desasimientos y la “celebración” gozosa del mundo.

Moreno hace justicia plena a la verdadera condición del filosofar de Santayana, jamás “mundano” en el usual sentido del término. Porque Santayana fue un metafísico de primer orden guiado en su trabajo por una indomable voluntad de sistema que siempre tuvo como punto de referencia a Spinoza. Sobre el latido último de ese sistema, que parte de la primacía ontológica de la materia, por mucho que ésta sea una materia de la que el espíritu es culminación suprema y foco iluminador dice, por último no poco, y lo dice de modo bellísimo, el texto del propio Santayana dedicado al platonismo y la vida espiritual, traducido ahora por vez primera al castellano.

Para comprar este libro on-line pulse en este gráfico:

Iniciar compra

Valoración: 6.00 (1 voto) - Valorar artículo -
Los comentarios son propiedad de quien los envió. FILOSOFOS.ORG no es responsable de su contenido.
Envió Hilo
Anónimo
Enviado: 24/5/2007 16:26  Actualizado: 24/5/2007 16:26
 Re: DANIEL MORENO: Santayana, filósofo. La filosofía como...
Santayana pudo ser un gran filósofo pero él no quiso protagonismo alguno ya que gozaba con su bienestar como ningun otro...
Cuando profundizamos más en nuestro ser y ignoramos nuestro ego canalizando lo súbitamente eventual descubrimos una nueva persona...esta un tanto desconocida pero de carácter angelical.
Matizar el niño que llevamos dentro es una opción...
Anónimo
Enviado: 8/12/2007 23:11  Actualizado: 8/12/2007 23:12
 RESEÑA: La hora de Santayana, por Francisco José Martín
Os envío una reseña más que acabo de encontrar el ABCD las letras y las artes:

===================================

Lo problemático en Santayana es el «lugar», no cabe duda, pues habiendo conquistado pronto el reconocimiento de la cultura filosófica de su tiempo, algo que le llegó de manera definitiva tras la publicación de los cinco tomos de La vida de la razón (1905-1906), sentándose con ello las bases para el creciente aumento de una fama que había de acompañarle durante toda su vida, lo cierto es que, a un cierto punto, su vida y su obra invierten la ruta y ponen rumbo lejos de todo ello.

El reconocimiento canónico de Santayana, de hecho, sigue asentado en su filiación a la filosofía americana y al giro pragmatista, cuando, en verdad, el desarrollo completo de su obra, sin negar aquellos orígenes, manifiesta una fuerte voluntad de encontrar un propio camino en la progresiva distancia de todo aquello. De ahí nace la «extrañeza» de Santayana, eso que unos y otros benévolamente le perdonan, cuando no se trata de perdonarle nada, sino, más bien, de todo lo contrario.

Modo de vida. Es muy conocido el episodio del abandono de su cátedra en Harvard en 1912. Lo es menos su sentido. Fue un gesto de libertad. Con él acogía en su vida la insatisfacción que venía denunciando desde atrás con relación a la vida americana y a la vida académica. De las palabras pasaba a los hechos. Pero no era sólo un gesto de negación de un modelo de vida y de una manera de concebir la filosofía, sino, sobre todo, un gesto de afirmación de la «vita philosophica», de la filosofía como forma de vida. Ése es el giro de Santayana: la decisión de poner en práctica su propia comprensión de la filosofía. Porque la filosofía no era para él «ciencia del pensamiento», ni podía reducirse a ser «cuerpo organizado del conocimiento», sino que tenía que ser «modo de vida». Siempre dijo que en ello no había nada de original, pues se trataba de restaurar una comprensión muy antigua de la filosofía. Era cierto, y sus modelos estaban en la antigüedad grecolatina y en el humanismo renacentista.

El suyo fue desde entonces el viaje en pos de la armonía del mundo, una armonía que debía empezar por él mismo, por poner paz entre su vida y su pensamiento. Fue un viaje a ningún sitio, pues quiso habitar todos los lugares y todos los tiempos («All times my present, everywhere my place») y ser, más que ciudadano, huésped del mundo. Desde aquí cobra sentido su testamento poético: «My exile made me free».

Humanista. El lugar de Santayana no puede ser otro que el mundo todo conquistado desde la radical experiencia del exilio. Pero ¿qué tipo de exilio es el suyo? ¿De dónde era exiliado? ¿De España? ¿De América? ¿De dónde? La polémica sobre el españolismo de Santayana es francamente vana y, sobre todo, no le hace justicia. Santayana fue un exiliado de la Modernidad. Su opción de «vita philosophica» lo situó necesariamente en sus márgenes. Muy otros eran -y son- los rumbos filosóficos dominantes. La denuncia que Santayana hace de ella está bien indicada en su obra escrita, pero mucho mejor aún en esa obra de arte que es también su vida. Como un viejo humanista, recompone en ella, en la obra de arte que debe ser siempre la vida auténtica, las escisiones todas que la modernidad había ido abriendo en el curso de la historia. El secreto era la armonía.

Los dos volúmenes que aquí reseñamos trazan la parábola de los últimos cuarenta años de la recepción de Santayana en España. El de Alonso Gamo, oportunamente reeditado ahora, cuarenta años después de su primera edición, recoge buena parte de la obra poética de Santayana. Entonces se trataba de darlo a conocer entre nosotros; ahora, acaso, sirva sobre todo para rescatar al poeta que fue Santayana, a evitar que el brillo del filósofo oculte una de sus mejores armonías, la de la filosofía con la poesía, el fiel secreto del que nace todo su pensamiento. El de Daniel Moreno, en cambio, se propone como la mejor introducción a Santayana hoy disponible. Note el lector que se dice disponible y basta, sin ninguna indicación de lugar. La solvencia de conocimientos que despliega Moreno, en una escritura, por lo demás, precisa y elegante, desvelando las claves del pensamiento santayaniano y configurando un potentísimo horizonte de sentido, quedará como un punto de referencia indispensable para quien quiera acercarse de verdad a Santayana. Todo ello hace esperar que haya sonado entre nosotros, por fin, la hora de Santayana.

==============================
Fuente: ABCD las letras y las artes, 8-12-2007
Este documento tiene copyright
==============================

[ volver a inicio ] [ página anterior ]

 




Buscar en este sitio
Buscar en Google
Anuncios Google
Enlaces

http://sfcm.filosofos.org


Recomiende el sitio



filosofos.org Creative Commons License 1999-

Excepto donde se especifique el copyright, los contenidos de este sitio están bajo una licencia de Creative Commons

Sitio construido con Software Gratuito liberado bajo la licencia GNU/GPL. Powered by Xoops, PHP, MySQL and Linux