Ingresar / Log in
Menú principal


LIBROS : RÜDIGER SAFRANSKI, Schopenhauer y los años salvajes de la filosofía
Enviado por Leviathan el 9/4/2009 8:30:00 (9698 Lecturas)

Shopenhauer y los años salvajes de la filosofía  Autor: Rüdiger Safranski, Título: Schopenhauer y los años salvajes de la filosofía. Editorial Tusquets. Fecha: 01/09/2008. ISBN: 978-84-8383-091-8. 478 páginas.

La vida de Arthur Schopenhauer (Danzig, 1788–Frankfurt, 1860), uno de los mayores filósofos alemanes de todos los tiempos, coincidió con un momento cultural de primera magnitud: la eclosión del idealismo y del romanticismo germanos. Esta biografía explora los recovecos de una existencia a menudo dramática, marcada por la figura de un padre dominante, una madre con ambiciones literarias, y una indomable voluntad de triunfar en el sobrecargado ambiente intelectual que le tocó vivir, donde brillaban o habían brillado pensadores como Kant, Fichte, Schelling o Hegel.

Safranski brinda además al lector las claves para comprender uno de los sistemas filosóficos más grandiosos, atractivos y coherentes. En una época en que imperaba el culto a la razón, Schopenhauer ya intuyó los rasgos que configuran nuestro presente: el irracionalismo, el pesimismo trágico, la primacía de la voluntad, de los instintos y del deseo, así como la importancia del arte para entender la naturaleza del ser humano. Con el paso del tiempo, esta extraordinaria biografía, aparecida originalmente en 1987, no ha hecho sino afianzarse como la más completa dedicada al genial autor de El mundo como voluntad y representación. La versión española, ya muy difícil de encontrar, ha sido convenientemente revisada por su traductor para esta nueva edición.


Schopenhauer contra su tiempo
reseña de Juan Malpartida

Rüdiger Safranski, en su Schopenhauer y los años salvajes de la filosofía, llevó a cabo una inmersión no sólo en el autor de El mundo como voluntad y representación sino también en el periodo más apasionado de la filosofía moderna, integrada por nombres como, además del mismo Schopenhauer, Kant, Fichte, Schelling, Hegel, Feuerbach y Marx.

El acercamiento a Arthur Schopenhauer abarca la historia social de la geografía hanseática y las alteraciones geopolíticas vinculadas a Napoleón, aunque en esta nota sólo podré hacerme eco de su vida y de algunos rasgos de su pensamiento. Nacido en Danzig en 1788 y fallecido en Fráncfort en 1860, desde joven fue todo un carácter. Desafió a los mayores pensadores de su tiempo, desde Goethe (respecto a la teoría de los colores) a Hegel (en casi todo), y tuvo conciencia en plena juventud de la idea filosófica que vertebra su pensamiento: el descubrimiento de que la voluntad era realmente el motor inmóvil, la cosa en sí que conceptuó Kant.

Lector políglota. Tras el aprendizaje de Kant, fue el descubrimiento del budismo (en realidad, la tradición brahmánica prebudista contenida en los Upanishads) lo que otorgó a su obra un sesgo nuevo, revelador, y en abierta oposición a la racionalidad cartesiana que sostiene al ser en el hecho de pensar. No la reflexión sino algo anterior y que, sin serlo, participa del deseo, del querer: para Schopenhauer el sujeto del que parte no es el conocer sino una categoría afectiva que puede dar cuenta de lo real profundo, es decir, del ser, sin predicado: inmanente.

De gran formación clásica, fue un lector políglota y anglófilo, a cuya lengua quiso traducir La crítica de la razón pura. Escritor pesimista, a diferencia de sus contemporáneos, su mundo de ideas es ajeno a la Historia: para él el futuro está vacío. Aunque aprendió en el budismo acerca de la realidad del yo -y de todo lo condicionado y que no es causa de sí- no dejó de tener una percepción desmedida de su persona. De pésimo carácter, engreído, colérico, de una franqueza impertinente, y de una dialéctica belicosa, cultivó un alto desprecio al género femenino, salvo, quizás, en su últimos años. Sin embargo, nunca se reconcilió con su madre, mujer culta y de marcada personalidad, autora de una extensa obra narrativa que alcanzó el éxito en su tiempo y un definitivo olvido tras su muerte.

La obra de un genio. La señora Schopenhauer vivió en Weimar, donde fue amiga de Goethe y de toda la pequeña corte de esa ciudad, y a ella debemos un admirable reportaje -una larga carta a su hijo- donde narra la ocupación de Weimar por Napoleón. Schopenhauer vivió siempre de las rentas (tras la temprana muerte de su padre), así que no tuvo que depender de la Universidad, por la que pasó como docente sin ningún éxito, aunque entró en ella queriendo acabar con Hegel, que era la figura académica de éxito en Jena. Editó su gran obra en la misma editorial que difundía los libros de su madre, pero su pensamiento fue desoído hasta que, en la vejez, sus ideas comenzaron a tener adeptos y tanto el núcleo de su filosofía como, en otro sentido, sus ensayos, se consideraron como la obra de un genio. Un pensador que se convertiría en el maestro de Nietzsche (quien hizo de la metafísica de la voluntad una heroica voluntad de poder), en el inspirador no confesado de Freud, y una referencia de la modernidad, especialmente por el rango filosófico que otorgó al arte.

Las ideas que subyacen en la reflexión de que no es el concepto sino la intuición lo que mejor nos acerca a la realidad fueron atendidas por Wagner, Marcel Proust, Thomas Mann o Samuel Beckett. En este sentido, y llevando más lejos las ideas de Kant, Schopenhauer fue un gran romántico, aunque ajeno a las idealizaciones que algunos románticos hicieron, por ejemplo, del Estado, en el que vio meramente un regulador exterior de la acción, ajeno a la transcendencia que le atribuyó Hegel.

Por otro lado, es radicalmente moderno cuando afirma que «sólo la ejecución sella el propósito». Pesimista en la línea de Thomas Hobbes, podría haber dicho como Hölderlin: «El que quiere convertir al Estado en cielo, lo convierte en infierno». Una y otra vez aclaró a los que le entendieron mal que su filosofía «no habla del reino de los cielos sino de este mundo».


Reseña publicada originalmente en ABCD las Artes y las Letras, nº 891, (28-2-2009)
Este documento tiene copyright.

Valoración: 8.00 (5 votos) - Valorar artículo -
Los comentarios son propiedad de quien los envió. FILOSOFOS.ORG no es responsable de su contenido.
Envió Hilo

[ volver a inicio ] [ página anterior ]

 




Buscar en este sitio
Buscar en Google
Anuncios Google
Enlaces

http://sfcm.filosofos.org


Recomiende el sitio



filosofos.org Creative Commons License 1999-

Excepto donde se especifique el copyright, los contenidos de este sitio están bajo una licencia de Creative Commons

Sitio construido con Software Gratuito liberado bajo la licencia GNU/GPL. Powered by Xoops, PHP, MySQL and Linux